Live action | Kanojo wa uso wo aishisugiteru

¡Buenas queridos lectores!

Volví de mis eternas vacaciones. Se me terminó el contrato en la empresa en la que estaba trabajando, pero mi tiempo, desgraciadamente, sigue estando ocupado hasta los topes. Estoy muy contenta de poder informar por aquí que he comenzado un máster justamente esta semana, y de momento me tiene encantada, porque por fin tengo la oportunidad de estudiar algo relacionado con la música.

Este año me he saturado de faena yo misma (sí, soy un poco ilusa pensando que soy capaz de llevarlo todo para adelante), y aunque el blog no podrá recuperar la actividad de hace unos meses, prometo darle vidilla cada vez que tenga un hueco.

Hoy estreno sección con el live action Kanojo wa uso wo aishisugiteru, ¡espero que os guste!


The_Liar_and_His_Lover-006

Director Norihiro Koizumi  · Fuji TV · Estreno diciembre, 2013 · Géneros romance, música · Basado en el manga original de Kotomi Aoki

Sinopsis

Ogasawara Aki es un famoso compositor que se encarga de crear las canciones del conocidísimo grupo Crude Play. Peleado con la vida y con una actitud muy indiferente, un día se encuentra con Koeda Riko, una adolescente de 16 años que trabaja en la frutería de sus padres. Por mero capricho, comienza a salir con ella, y decide no contarle nada sobre su vida profesional, sin saber que Riko es una gran fan de las canciones de Aki.


Preludio

El live action de Kanojo wa uso wo aishisugiteru (cuya traducción al español sería, literalmente, La chica que amaba las mentiras) se basa en el manga original de Kotomi Aoki. Antes de oír a hablar de esta adaptación televisiva, ya había tenido algunos acercamientos a la obra de Kotomi. Cuando era pequeña adquirí el manga de Secretos del corazón (Boku no hatsukoi wo kimi ni sagasu), editado por Ivréa, la misma casa que trae a España Pequeñas mentiras piadosas (es decir, Kanojo wa uso wo aishisugiteru), y aunque la historia me pareció bastante bonita e interesante, tildada de toques dramáticos un poco sobrepasados, no pude soportar los diseños de Kotomi. Me apena el hecho de que sienta curiosidad hacia sus historias, y que, al mismo tiempo, no sea capaz de leer más de tres páginas sin que mis ojos se saturen. Podría definir su estilo y su trazo como la antítesis misma de Yamamori Mika, una de mis mangakas favoritas en lo que a arte se refiere. Son formas completamente distintas, y mientras que Kotomi tiende a los diseños rudos, Yamamori aplica trazos estilizados y finos.193938dz

Una vez dicho esto, puede entenderse que, al intentar leer el manga antes de visionar esta adaptación, se me hiciese cuesta arriba y no lograse terminar el primer tomo. Lo siento Kotomi, no tengo nada en contra de tu profesionalidad, dibujas cien veces mejor que yo, pero a mí me supera, y no puedo leer un manga cuyo dibujo no me entre por los ojos.

Como me sentía increíblemente atraída por su contenido, ya que soy una amante extrema de toda serie, película, libro o cómic que incluya música en su argumento, me decidí por el live action (cabe decir que hacía tiempo que buscaba un dorama/live action para ver que no me resultase sobreactuado… tengo un problema con las dotes actorales de los japoneses).

Argumento y desarrollo

Tal y como he mencionado en el apartado anterior, la trama me llamó bastante la atención desde el primer momento. Y es que supe que el mundo de la música tendría un peso considerable, a pesar de tratarse básicamente del romance que se establece entre una adolescente de 16 años y un joven de veintitantos cansado por una vida estresante.

Ogasawara Aki se nos presenta como un malhumorado compositor que se dedica a escribir las canciones del famosísimo grupo Crude Play, integrado por tres de sus amigos de infancia. Los rumores cuentan que, en un principio, Aki iba a ser parte del mismo como cuarto miembro, pero en último momento fue reemplazado por Shinya, un bajista megane que no parece encajar del todo en el conjunto. Así, la gente no conoce el rostro de Aki, y esto no es una excepción para la inocente Riko, una estudiante de instituto de 16 años a la que le encanta cantar y es una fan proclamada de Crude Play.

Kanojo wa uso o aishisugiteru

La casualidad o el destino favorece un encuentro entre Aki y Riko, en el cual el primero le pregunta “¿crees en el amor a primera vista?“. Riko, quién había oído previamente su tenue tarareo, contesta afirmativamente, dando fruto al inicio de una relación basada en la hipocresía. Aki no desvela su identidad porque guarda la esperanza de poder crear su propio mundo separado de todo lo que tenga que ver con la música, sin saber que la pequeña Riko es una cantautora. Aki, que acaba de terminar una relación tóxica con la conocida idol Mari, pretende distanciarse de la discográfica y probar suerte con una chiquilla por la que, en un principio, no se siente demasiado atraído. Los planes de Aki se frustran cuando Riko recibe una propuesta laboral por parte de Takagi Soichiro, el productor musical de Crude Play, y por ende de su compositor, Aki.

Así, las mentiras crecen entre ambos, y mientras su reKanojo-wa-Uso-wo-Aishisugiteru-band-poster-mush-co.lación avanza, Riko sigue sin conocer el verdadero nombre de su pareja, mientras que Aki no sabe nada acerca de sus primeros pasos en el terreno musical como parte de un grupo novicio conocido como Mush&Co.

La idea en sí me pareció bastante madura y original, si bien se distancia de la clásica historia de instituto, Kanojo wa uso wo aishisugiteru se desarrolla en un plano más adulto, teniendo en cuenta que Aki es un joven de 25 años que ha conseguido grandes logros en el aspecto profesional. De esta forma, pensé que el romance que se establecería entre ambos se movería en la pasión y la madurez que otorga la edad. En este sentido no me equivocaba, y estoy bastante contenta con el resultado, puesto que no me ha parecido empalagoso o acaramelado en ningún momento, ni tampoco se precipitaba hacia situaciones imposibles y poco apegadas a la realidad. Así me lo esperaba de Kotomi.

Aunque por otro lado, la corta duración de la película (unas dos horas) me ha resultado insuficiente para ahondar en la profundidad de algunos temas propuestos. Por ejemplo, algunas cuestiones del pasado de Aki, pues tengo conocimiento de que en el manga se explica mejor su primer acercamiento a la música y su posterior desencanto con el mundo. De igual forma, no terminé de entender lo escabroso y complicado de su relación con Shinya, el bajista de Crude Play. Las razones presentadas en el live action no me terminaron de satisfacerme, y considero que deben haber cuestiones más complejas. Ni tampoco me cuadraron los mundos internos de Riko y de Aki, creo que hubiese sido necesario prestar más atención a los temas psicológicos, puesto que al final resultaron demasiado vanalizados, para mi gusto.

Como parte de un universo más grande de adaptaciones de la demografía shôjo, estoy bastante contenta con el resultado, y eso lo demuestra el hecho de que, tras varios días de haberla visto, todavía me acuerdo de ella y busco información sobre la misma. Cuando una película te deja buenas sensaciones, es de agradecer, y más teniendo en cuenta que las actuaciones de los actores japoneses suelen dejarme bastante fría, pues las encuentro exageradas en muchos de los casos.

Personajes principales y secundarios

the_liar_and_his_lover-001
Takeru/Aki

Como he dicho tres palabras más arriba, me ha gustado bastante la interpretación de Takeru Satoh en el papel de Ogasawara Aki, y, especialmente, la actuación de Sakurako Ohara en la piel de Koeda Riko. Me ha parecido una chica monísima con una voz espléndida. Pero también recalco mis palabras, y me mantengo firme pensando que me ha faltado algo importante en el desarrollo y la evolución de los personajes principales. Sé que debe ser muy complicado resumir 14 tomos en 2 horas (no sé si han adaptado todos los volúmenes que hay publicados hasta el momento), pero considero que hubiese sido un live action redondo si hubiesen tenido un diálogo más elaborado y menos precipitado.

TmCM_pWUKe0
Sakurako/Riko

También me he quedado con ganas de saber más acerca del interesante papel de Masataka Kubota, es decir Shinohara Shinya, el bajista megane. Al ser presentado como el antagonista (en temas de amor, o al menos así lo he entendido yo), creo que debería haber sido más explotado, aunque supongo que esto ocurre en el manga y lo han obviado en el live action para reflejar únicamente lo más importante. Después de Aki y Riko, el personaje con más diálogo y presencia es el de Sakaguchi Shun, el vocalista de Crude Play, quien es interpretado por Shohei Miura. Me ha resultado bastante importante en el desarrollo de la historia, y Miura ha sabido actuar correctamente su parte.

29258219

Por otro lado, casos muy parecidos al de Shinya son los de Mari y Takagi, la idol exnovia de Aki y el productor musical del grupo, interpretados por Saki Abu y Takashi Sorimachi respectivamente. Me ha faltado más profundidad psicológica en general, y por parte de estos dos la he echado bastante en falta. Creo que no me equivoco si digo que Mari tendría que haber sido la típica ex neurótica que sigue enamorada del protagonista y que organiza varias escenitas de celos para separar a la pareja Aki-Riko. Pero esto no lo he visto en más de una ocasión. Y Takagi, a pesar de mostrar algunos comportamientos individualistas, narcisistas y egoístas, su ansia de convertir la música en un negocio y su frialdad podrían haber sido expresadas de forma más eficiente.

Música y realización

 Sin duda, considero que lo más destacable de esta producción es la banda sonora. Como es evidente, en un manga centrado en la música no somos capaces de oír las canciones que interpretan sus personajes, únicamente podemos imaginar cómo debe ser la voz de ese cantante, o cómo se desarrolla una melodía. Y eso es precisamente lo que me gusta de un live action, que nos da la oportunidad de ver materializada su música.

Tengo que decir que, desde las canciones del grupo Crude Play, pasando por las de Mush&Co, y acabando en las canciones solistas de Sakurako Ohara, el soundtrack me ha parecido de lo más logrado, y las canciones conseguían transmitirme las sensaciones propias de la escena, como pueden ser la melancolía, el sufrimiento o la alegría. Como ya he mencionado anteriormente, la voz de Sakurako me ha gustado mucho, es tierna y al mismo tiempo con potencia.

Por último, quería dedicar y par de palabras a la realización del live action. Si no soy experta en animación, imaginaos lo bien que se me da hablar de dirección cinematográfica. Soy una patata. Pero aunque no disponga del lenguaje técnico, soy capaz de determinar si algo me resulta atractivo a la vista o no. Y comparándolo con otras producciones niponas, este live action me ha parecido muy bien elaborado, orientado a la seriedad que corresponde con el argumento. Así, se aleja de la ridiculización que ocurre a veces en algunos doramas, los cuales pretenden imitar las escenas cómicas que se desarrollan en los mangas.


En resumen:

Hacía tiempo que quería encontrar un dorama, o en su defecto un live action, que me proporcionase entretenimiento al mismo tiempo que me dejase una sensación de seriedad y complejidad que rara vez consigo de este tipo de series. Kanojo wa uso wo aishisugiteru ha conseguido cubrir este objetivo con relativo éxito, y aunque tiene ciertos errores especialmente en el plano psicológico, se trata de un live action poco forzado, con actuaciones bastante pasables y una historia de amor que, aunque no deja huella, se disfruta.

Historia – 8

Personajes – 7,5

Música y realización – 9

Untitled